¿Por qué hay que determinar tu Dosha antes de iniciar un tratamiento de Ayurveda?

La premisa del Ayurveda es la armonía de las poderosas fuerzas de la mente, el cuerpo y el espíritu o Alma. Los doshas son un componente integral del ancestral sistema Indio del bienestar. Estos representan la energía biológica que corporifica las fuerzas elementales, las cuales existen en equilibrio en el cuerpo humano, el microcosmo y por consecuencia en el universo, el macrocosmo. Efectivamente, todo cuanto existe en el vasto universo, en el espacio exterior, está representado en el interior del núcleo humano, nuestro interior.

Los doshas tienen un significado vital, por su impacto en la eficacia de la coordinación y funciones que llevan a cabo todos los fundamentos corporales, los tejidos y las sustancias que conforman el cuerpo. Proveen de inteligencia interna para guiar y balancear los dhatus (tejidos corporales), malas (los desechos), amas (las toxinas). Entonces son los doshas los que determinan la constitución del cuerpo. Ya que todas las actividades corporales son gobernadas por ellos, es imprescindible identificar el dosha que regula nuestro cuerpo antes de seguir un tratamiento Ayurveda. Sin duda, esto nos asegurará un diagnóstico acertado y su cura.

Prakriti representa a la naturaleza en conjunto, y se le compara con la constitución del cuerpo. Esto es determinado desde el momento de la concepción y el nacimiento, el crecimiento y el desarrollo; con las inherentes cualidades físicas y psicológicas. Prakriti responde a los cambios en el estilo de vida, condiciones y actitudes. Las características de prakriti son atribuidas al Tri-dosha regente, los tres principales humores biológicos que hacen que la vida sea posible. Estos son llamados VataPitta y Kapha; y comprenden los mahabhutas (las cinco entidades divinas de la creación). Cuando el prana (alma o chispa vital) entra al cuerpo, el tri-dosha emerge para adoptar todas las funciones corporales. Cuando el alma parte, estos también desaparecen.

El primer que se manifiesta es el Vata dosha, que se relaciona con el aire (vayu) y el éter (akash). Gobierna todos los movimientos, como la respiración, la circulación de la sangre y más profundamente la intrincada división celular, como también, las ideas y pensamientos que pululan en la mente. Las propiedades de los otros doshas dependen de este, por lo que es considerado el primero. El segundo es Pitta dosha, que se relaciona con el fuego (teja), controla el calor, el metabolismo y todos los procesos transformadores como la digestión, los cambios hormonales, el sabor, la visión, el calor corporal, la inteligencia y otros aspectos. El tercero es Kapha dosha, que se relaciona directamente con el agua (jal) y la tierra (prithvi). Abarca la humedad y también a las estructuras relacionadas con las características de la fisiología. Controla los pulmones, la nutrición, el peso corporal y otros aspectos. Cuando las funciones de cada dosha se llevan a cabo de manera precisa, todo el cuerpo está equilibrado. Así como los doshas regulan las funciones y características corporales, de igual manera están conectados con el medio ambiente, por lo tanto con las estaciones. Por ello Vata dosha se relaciona con el otoño y el invierno, Pitta dosha se relaciona con el verano y Kapha dosha se relaciona con la primavera.

Los defensores del Ayurveda sugieren que existen siete doshas, por la combinación de los tres doshas. Estos se presentan diferentes grados y proporciones; y se destacan así: Vata-básicoPitta-básicoKapha-básico; luego la naturaleza de estos doshas así: Vata-Pitta básicosPitta-Kapha básicosVata-Kapha básicos, y finalmente la unión de estos así: Vata-Pitta- Kapha básicos. El equilibrio interno está constantemente fluyendo de acuerdo con los factores externos. Sin embargo, la tendencia general hacia un dosha persiste. Es importante mantener en calma todas las energías, para promover una salud estable. Debido a la agitación o estrés diario, al consumo o utilización de hábitos inapropiados, al clima, la polución y otras razones que se suman, pueden desequilibrar el funcionamiento del cuerpo, creando enfermedades. Para restaurar la buena salud es importante conocer nuestra combinación exacta de los doshas que constituyen nuestro cuerpo. El equilibrio, con seguridad se mantendrá mediante una dieta adecuada, actividad física regular, y por su puesto con un estilo de vida sano, equilibrado y estable.

El estilo de vida, los rasgos físicos como la altura, el peso, el tipo de piel o de cabello; los hábitos al dormir, la dieta habitual, revelan el dosha dominante del individuo. La evaluación de dosha es vital para hacer un diagnóstico exacto y preciso para aplicar el tratamiento Ayurvedico. Por ejemplo: individuos con prominencia del Vata dosha son usualmente enérgicos y activos, con hábitos alimenticios y de sueño irregulares. Generalmente tienen la piel seca y su complexión suele ser inclinada. Les gusta comunicarse, sin embargo, son tímidos y ansiosos. Algunos rasgos anchos se encuentran en individuos con un Vata básico. De igual manera, todos los siete grupos de doshas tienen características únicas y específicas. El tratamiento comprende hierbas medicinales y restaurativas, masajes, ejercicios, procedimientos de limpieza y otras acciones, confeccionadas para cada uno de los doshas. Es por ello, que el conocimiento de nuestro dosha nos brindará beneficio en corto o largo plazo.

Ya sea que uno quiera superar una fuerte gripe, o combatir la pérdida de peso, o aumentar el crecimiento del cabello, está relacionado con el delicado aspecto del dosha particular. La información de nuestro dosha, nos ayuda a mantenernos sanos mediante la prevención, como especialmente contra las enfermedades, los trastornos y desordenes auto-inmunes. Es más, al promover el equilibrio de nuestro inherente dosha, fortalecemos la fuerza física, mental y espiritual, brindándonos el máximo potencial a nuestra vida.